domingo, 19 de noviembre de 2006

Tino Casal, el «jefe de la movida»






Oviedo, J. B. Para Julián Ruiz, Tino Casal era todo un talento y el gran jefe de la movida. Ruiz es la referencia actual de la radio musical española.
 
Conduce «Plásticos y decibelios» desde hace más de treinta años, aunque, en realidad, empezó en la radio mucho antes. Haciendo cuentas, Julián Ruiz se crió en el medio y sus programas ya no son tal, sino una escuela que avisa, con precisión, de por dónde van los tiros en el panorama musical nacional e internacional.

Julián Ruiz fue amigo y productor de Tino Casal. Mañana estará en Asturias (FNAC, 20.00 horas). Presenta el disco recopilatorio del cantante asturiano. Le acompaña Gerardo Quintana, el biógrafo de Tino. «Conocí a Tino Casal», dice, «cuando estaba trabajando para Polydor». En ese momento, recuerda, «mandaban en la escena Nino Bravo y Tino Casal, que era el rey del pop». Julián Ruiz, que ha producido a los grandes de la escena pop/rock española, entendió entonces que «el camino que se estaba empleando con Tino era equivocado, lo estaban orientado para el Festival de Benidorm. Para mí eso era extraño», puntualiza. «Fue Luis Cobos quien me animó a trabajar con él.

Reconozco que al principio no me apetecía mucho. Pero luego lo conocí y me quité la idea que tenía de él y vi que los gustos no coincidían con gente como Bowie». Recuerda Julián Ruiz un dato histórico: «A principios de la década de los ochenta estábamos grabando y apareció el golpe de Estado de Tejero. Paramos y nos asustamos. Pero Tino seguía cantando». Y cuando se habla de disco, Ruiz se inclina por el primero, el segundo y el último, «Histeria», aunque había gente a la que éste ya no le gustaba. Julián Ruiz habla del cantante asturiano como de «un amigo fraternal, siempre lo tendré como amigo». El periodista musical ha colaborado en esta reedición activamente: «Hay cosas de mi archivo, hay temas inéditos que no le gustaban a él y que, por respeto, han quedado guardados, pero están piezas como el "Eloise" sinfónico».

Finalmente, una sentencia que aclara muchas cosas: «Tino Casal era el jefe de la gran movida. Él era el gran talento de la escena». El otro invitado al acto de mañana es el biógrafo de Tino Casal, Gerardo Quintana Galiana (Madrid, 1975. Chamberí), que, como recuerda, nació el 8 de septiembre, día de Asturias. Con 12 años descubrió a Tino Casal, con «Eloise». «Lo oí por la radio, a través de Radio España». Quintana puntualiza que «cuando lo vi con la ropa me dejó flaseao». Y rápido viaja por sus recuerdos hacia la primera cinta que consiguió: «Lágrima de cocodrilo». A partir de ahí empezó a recortar fotos y artículos. Luego apareció «Histeria», el último en vida. «Ahí ya tenía yo casi 14 años.

Estuve yendo 15 días al Discoplay por si llegaba». Gerardo, que ha elaborado un exhaustivo trabajo, con más 50 testimonios, sólo los recogidos en Asturias, y 300 páginas en total, afirma que le enganchó la música y la voz, «pero luego fue como un brujo cuando te hipnotiza». Dice que la idea de la biografía le sobrevino al notar cierto abandono. «Dos meses después murió Freddie Mercury y luego Camarón. A todos les hacían homenajes. Por eso decidí rescatar su obra y memoria».

1 comentarios:

Eloise dijo...

El jefe de la movida, y nuestro dios!

Publicar un comentario