domingo, 19 de noviembre de 2006

Tino Casal: un cóctel de lentejuelas y sidra



EMI edita un doble recopilario y un DVD del genial artista de Tudela Veguín al cumplirse quince años de su muerte. Fue uno de los músicos con más personalidad de este país José Cezón


Nació escuchando música industrial –la de la cementera de Tudela Veguín– y estaba a punto de grabar con Barry White cuando nos dejó un elegante cadáver a la edad de 41 años. Genial, visionario, camaleónico, estrafalario, comediante y, por encima de todo, artista. Así era Tino Casal, «una mezcla de lentejuelas con sidra», según le define Paco Clavel en el documental ‘Me como el mundo’, de José Antonio Quirós.




La compañía EMI acaba de editar una antología con dos discos y un DVD, coincidiendo con el decimoquinto aniversario de su muerte. Y esta tarde (20 horas), su antiguo productor Julián Ruiz y el biógrafo Gerardo Quintana (que editará en breve su libro) presentarán esa novedad en Fnac (Siero).LA ANTOLOGÍA ‘Casal único’ se llama el combo. El primer disco reúne sus 16 sencillos, aquellas canciones que sonaban en la era dorada de los coches de choque: ‘Champú de huevo’, ‘Embrujada’, ‘Pánico en el Edén’, ‘Billy Boy’ o ‘Eloise’, grabada en los míticos estudios Abbey Road con la Filarmónica de Londres. Una canción que podría haber firmado Freddy Mercury. También incluye sus producciones más modernas (‘Los pájaros’, ‘African Chic’ e ‘Histeria’). El segundo disco consta de material inédito, como una versión de ‘Embrujada’ en inglés (‘Bewitched’); las versiones de ‘Life On Mars’, de Bowie, o del ‘Don’t You Want Me’, de la Human League (‘No fuimos héroes’), o la versión orquestal de ‘Eloise’. Y el DVD recopila 24 directos y videoclips de este cruce de Sandokan con Espartaco Santoni.

EL PRIMERO DE LA CLASE El ex Zafiros Negros y Archiduques (donde sustituyó a Cholo Juvacho) fue pionero en un montón de historias. Llevó por primera vez la gaita a un tema de pop-rock, grabó una canción psicodélica y exhibió un micrófono inalámbrico en el año 1969 en un concierto en Madrid. Y para qué hablar de la estética y la vestimenta. La de veces que su santa madre debió exclamar aquello de ‘¡Ay, fíu, cómo vas a salir de casa con eses pintes!’

CAMALEÓN E INFLUYENTE Casal era permeable como una esponja. Igual tomaba referencias de la canción popular española que de las bandas británicas más pujantes. Se contagió de la estética y la música de los Nuevos Románticos (Adam and the Ants, Duran Duran, Spandau Ballet o Culture Club), el sonido tecno-pop (Human League, Visage), Bee Gees, Simple Red, etcétera. Otro espejo permanente fue la música y el glamour de David Bowie o Brian Ferry, a los que frecuentó en su estancia en Londres. Con ese bagaje, Casal lideró la transición musical de los setenta a los ochenta en España y se convirtió en uno de los referentes de la movida. Cierto es que a veces se quedaba a cinco minutos de lo hortera.

UN PERFECCIONISTA No sabía interpretar ni un acorde, pero era capaz de componer de oído una canción completa, arreglos incluidos, y con todo tipo de instrumentación. Tino cantaba o silbaba las nuevas canciones a sus músicos y no se le escapaba ni un solo detalle. Dentro de un estudio, se podía tirar tranquilamente catorce horas seguidas «y con mucha intensidad», según relata el músico asturiano Chus Naves, pariente de Tino, compañero de andanzas y que grabó con él varias canciones.

ASTURIANO PRACTICANTE Casal era más asturiano que la ‘Pixarra’. Le gustaba refugiarse de vez en cuando en su tierra y encandilaba por los madriles con su acento autóctono. Amante de la comedia como pocos, era divertido y generoso, accesible y manirroto. Su productor Julián Ruiz menciona en el libreto del disco una chaqueta de seda hindú que le costó medio kilo a mediados de los 80 y que jamás estrenó. En otra ocasión, ‘fundió’ un millón de pelas en un solo día en Londres. Y cuando salía de movida, solía regresar cargado de bolsas con ropa para él y sus acompañantes. Su ‘ñeru’ madrileño era igual que la casa de ‘tocamerroque’.

TINO Y LAS MUJERES «Tino era trisexual», sentencia Chus Naves. Pero como buen colega del ‘Duque Blanco’ de Brixton, al asturiano le encantaba jugar con la ambigüedad. Sus más cercanos garantizan que jamás le notaron un solo gesto de homosexualidad. Dentro de la ‘chupipandi’ del foro, alguno da a entender lo contrario. Lo que es incuestionable es que poseía una sexualidad muy acusada. De guaje se entretenía dibujando mujeres en pelota y de mayor uno de sus divertimentos era crear una serie de personajes con forma fálica.

¿UNA CARRERA TRUNCADA? Su desaparición truncó grandes proyectos artísticos: un disco en Japón, una nueva versión teatral de ‘El fantasma de la ópera’ y una grabación con Barry White como productor. Esclavo del perfeccionismo, Casal empezaba a sentir verdadero pavor por la obra siguiente. Y los genios suelen llevar bastante mal eso de envejecer, y más aún, alguien con una personalidad como la suya. «No me imagino a Tino con 50 años», asegura Naves. Murió en setiembre de 1991 de accidente de circulación –como él mismo predijo–, pero antes ya había sido devorado por su propio personaje. En ese aspecto sí que no fue original.


3 comentarios:

Eloise dijo...

En la wikipedia, pone:
Aclaración de algunos rumores
Durante la época en la cual el cantante estuvo hospitalizado, se rumoreó bastante el hecho de que Casal había contraído el virus del SIDA, enfermedad que por aquel entonces afectaba mayoritariamente a la población homosexual. Esto unido a la estética excesivamente vanguardista, y deliberadamente ambigua del cantante, ayudó a que el público se hiciera rumor de que Casal era homosexual o bisexual, algo totalmente incierto... Aunque no se llegó a desmentir, se piensa que tal vez el cantante aprovechó la simpatía ganada del colectivo gay con una finalidad probablemente comercial (algo que muchos artistas del momento o incluso actualmente llevan a cabo). La imagen ambigua de Tino Casal y su acercamiento a figuras como los COSTUS, Alaska... fue la justificación idónea para aquellos rumores. En realidad, a Tino no se le conoció ningún escarceo con el mismo sexo. De hecho, el cantante tuvo novia todo ese tiempo (Pepa Ojanguren, profesora de Inglés en un instituto de La Felguera). Pero si algo es cierto es que las más bellas composiciones del cantante fueron dedicadas precisamente a mujeres.
También se ha especulado acerca de su parentesco con la cantante Luz Casal, pero también es falso, pues sólo tienen en común el apellido.

iron_vlaiden dijo...

Cierto, Tino Casal estuvo con ella, que es profesora mia de Ingles en un instituto de Oviedo

manu_pinto dijo...

Iron_vlaiden, dices que Pepa es profesora tuya de ingles actualmente? En serio!!! Joer por favor, dale un beso de mi parte. Dile que uno de los manolos de pinto, alumno suyo en el año 90 se acuerda de ella!!! Hicimos buen comadreo!!! (como le ira a ella y a su amiga covadonga!!!)
Joer si pudieras decirle que entrara aqui para que nos pusieramos en contacto...
Mil gracias

Publicar un comentario